Hipnosis para vivir libre de fobias, miedos y ansiedad.

 Caso de AnaT.

Ana había leído que la hipnosis había ayudado a muchas personas a solucionar sus problemas de ansiedad y decidió venir a la consulta a probar.

Como en todas las consultas de psicología se le empezó a abrir la historia clínica y Ana empezó a desconfiar puesto que como le había ocurrido en otras ocasiones y según comentaba ella, los datos ya se los habían pedido en otros centros y no servia para nada.

Una vez se le explicó a Ana que recoger la información, evaluarla y analizarla para realizar un buen  diagnostico era necesario para poder hacer una terapia adecuada dado que es la parte más importante de la terapia.

Ana sufría ataques de pánico con agorafobia, me di cuenta enseguida por su manera de relatar sus miedos, que se repetía una y otra vez, las siguientes frases “Si salgo a la calle o estoy en el metro o en el supermercado me va a dar un ataque de pánico, haré el ridículo y se reirán de mi y no sabré que hacer. Ana vivía repitiéndose “y si esto…” “y si aquello”.

El “y si” activaba un interruptor interno que provocaba toda una serie de sensaciones y síntomas. Su autodialogo interno era negativo y constante y era lo que provocaba los ataques y el pánico.

¿Qué hicimos para que Ana T. superara sus miedos y su ansiedad?

Utilizamos la hipnosis clínica de la siguiente forma:

En primer lugar: Identificamos los pensamientos negativos que le activaban el miedo, a través de la hipnosis clínica creamos sugestiones positivas para contrarrestar los pensamientos negativos y poco a poco se fueron desactivando hasta desaparecer.
En segundo lugar: Enseñamos a Ana a relajarse tanto en consulta como en su casa y aprendió a entrar en trance en cualquier habitación de su casa.  Esto le ayudó a restablecer su autodominio y su confianza y sobre todo el control sobre sí misma. Esta práctica duró un mes y la fuimos acompañando de sesiones de hipnosis clínica.
En tercer lugar: Enseñamos a Ana a imaginarse por ejemplo bajando la escalera de su casa, pasando a casa de su vecina, saliendo a dar un paseo por los alrededores de su casa, ir al supermercado.
Aprendió el ensayo mental positivo, que primero le enseñamos en nuestra consulta de hipnosis y después la autohipnosis en casa, a los tres meses Ana pudo por fin coger su coche conducir hasta el supermercado y volver con la compra realizada sin necesidad de que nadie la acompañase, para ella fue un triunfo y una liberación interior al darse cuenta que lo podía hacer.

Las personas que sufren agorafobia saben y comprenden muy bien las sensaciones de incapacitación que producen y sentir que has podido controlar esas sensaciones y vencer el miedo y sobre todo el control sobre tu vida es lo más grande que puede pasarte en esta vida.

Soberana Sáez

Votos: 0. Valoración media: 0